sábado, 28 de enero de 2017

INVISIBLE: Virtuosismo esencial para sus oidos...



Editado en 1974, este fue el primer disco del power trío formado por Luis Alberto Spinetta (voz y guitarra), Machi Rufino (bajo y voces) y Pomo Lorenzo (batería). Invisible mezclaba elementos provenientes del rock progresivo -largas improvisaciones, cambios de ritmos, etc.- con algo del mejor jazz-rock e, incluso, el rock pesado de los 70.

El álbum comenzaba con JUGO DE LUCUMA, un hermosísimo tema, pleno de cambios rítmicos y una lírica hermética, repleta de juegos metafóricos llenos de intuición (…como olvidar ese comienzo con Luis cantando: “Jugo de lúcuma, chorreando en mí, patas de muebles de bronce caminan ya...").
EL DILUVIO Y LA PASAJERA era una canción inspirada, según Spinetta, en las culturas precolombinas. Contiene versos -repletos de imágenes sobre historias aztecas o mayas- dispersos dentro de un marco musical sutil.
Lo sigue SUSPENSIÓN, un tema más potente pero no menos atractivo. Por su parte, TEMA DE ELMO LESTO era un interludio instrumental que (durante los primeros conciertos del trío) servía para la “presentación” de un muñeco llamado "Elmo", el cual irrumpía en el escenario de forma inopinada. Una anécdota no muy conocida acerca de este personaje es que, un par de veces, el muñeco fue personificado por el periodista y escritor Miguel Grinberg.
Así llegamos a AZAFATA DEL TREN FANTASMA, otra historia rebosante de calidad, que relata la historia de la corte corrupta de un Rey, el que se encuentra gozando de un banquete, sin importarle nada más. De pronto, un siervo lo mata por la espalda. La Azafata presencia todo y, según nos cuenta la voz del relato, sonríe en forma macabra en el momento de la muerte del monarca. Ella misma, más tarde se encargará de embalsamar al rey. Esta letra enigmática ha generado múltiples interpretaciones. Algunos quisieron ver en la figura de la azafata la metafórica personificación de la misma muerte, que lentamente -en forma literal- avanza, acercándose hasta llevarse la vida del rey. Otra interpretación muy curiosa fue la imaginada por el periodista Eduardo Berti (en su excelente libro Spinetta: Crónica e Iluminaciones, 1988). Para él, la azafata era Isabel Perón y el rey, obviamente, Juan Perón... Una ocurrencia que generó bastante risa y asombro en el mismísimo Luis… La sigue IRREGULAR, una canción que hablaba acerca de la ciudad y sus tráficos irregulares. 

Con este último tema concluía la edición de vinilo original de este debut de Invisible, luego, en su edición en CD se completaría el disco con el agregado de seis bonus tracks: Los dos primeros (“La Llave del Mandala” y “Lo que nos Ocupa…”) pertenecientes a un simple que acompañó la edición original en LP de Invisible, además de otros dos (“Elementales Leches” y “Estado de Coma”) que fueron editados en un simple que adelantó a ese disco y, por último, dos canciones más (“Viejos Ratones del Tiempo” y “Oso del Sueño”) que serían incluidas originalmente en un simple editado a mediados de 1974, completando esta primera etapa del trío.
En lo que respecta a estos bonus tracks de la edición en CD: LA LLAVE DEL MANDALA contiene unas líricas muy cerraras, en este caso hablando de Mándalas y simbolismos varios. Justamente, los grabados del genial artista holandés M.C.Escher, elegidos para ilustrar la portada del álbum, están poblados de ellos. LO QUE NOS OCUPA ES ESA ABUELA, LA CONSCIENCIA QUE REGULA AL MUNDO, es la canción más psicodélica del álbum, y ELEMENTALES LECHES es, casi, un clásico menor del rock argentino. Un tema que ha pasado a la historia por contener una frase, que decía: "lo que esta y no se usa nos fulminara". Según Spinetta, “este concepto puede aplicarse al campo que quieras: si no usas la vida, la vida te mata; si no usas la fuerza, la fuerza te mata."
ESTADO DE COMA era un tema muy fuerte, al estilo Led Zeppelin, y OSO DEL SUEÑO es bastante psicodélico, aquí la forma de tocar el bajo de Machi nos recuerda al Chris Squire de Yes. VIEJOS RATONES DEL TIEMPO cierra el CD con una composición con un estilo que recuerda al Neil Young de discos como Harvest o a los momentos más placidos de la Buffalo Springfield, su banda anterior. 

En resumen, un disco sin desperdicio, con grandes letras y repleto de elementos plenos de lirismo musical, los cuales se descubren después, sólo después, de muchas escuchas.

Emiliano Acevedo


No hay comentarios:

Publicar un comentario