sábado, 5 de septiembre de 2015

A 40 AÑOS DEL ADIÓS SUI GENERIS



Viernes, cinco de septiembre de 1975, en el Estadio Luna Park se juntan 25.600 espectadores para despedir a un dúo que se había convertido en un verdadero fenómeno de multitudes, quizás el primero del rock argentino: Sui Generis.
Sí, esa mítica noche Charly García y Nito Mestre, acompañados por Rinaldo Rafanelli (bajo) y Juan Rodríguez (batería), le ponían punto final a este proyecto meteórico que solo necesitó tres álbumes de estudio para meterse en el corazón de toda una generación. Al principio, fueron tildados de “blanditos”, por buena parte de la ortodoxia rockera nacional, pero es indudable que sin ellos nada hubiese sido lo mismo. Además, Charly y Nito se separaban en su mejor momento musical, luego de la edición de Instituciones, un inmenso álbum, arriesgado, desde lo lírico, que se animaba a coquetear con el mejor rock progresivo electrónico, quedando a años luz del folk rock acústico y adolescente de Vida, su primer disco.
Además, para Charly García, Sui constituyó su primer vehículo experimental, es decir, un espacio en donde el Bicolor empezó a demostrar toda su musicalidad innata y su capacidad como letrista hiperrealista. Sus composiciones daban cuenta del complicado entorno social y político que le tocaba vivir. En este sentido, no podemos dejar de señalar que ese afiebrado 75 fue  el año del Rodrigazo, cuando estalló una profunda crisis económica – sindical, mientras el poder del Brujo López Rega se licuaba, y el desgobierno de Isabel Perón se hacía más evidente que nunca. Poco después, en Tucumán se ponía en marcha el Operativo Independencia, en donde las fuerzas militares de Bussi entran a combatir a los grupos guerrilleros de ERP y Montoneros, desatando un espiral atroz de violencia y represión descontrolada, que allanó el camino para la organización del plan sistemático de exterminio que las Fuerzas Armadas desarrollarían a partir del Golpe Cívico Militar de marzo del 76. 


Paradójicamente, en este clima de época, y menos de ocho meses antes de aquella fecha aciaga, se comenzó a promocionar la realización de esta fiesta de la juventud que fue el Adiós Sui Generis. Ya para fines de agosto de 1975 se había agotado la función programada para las 20.30 horas del cinco de septiembre, por lo que debió agregarse otra función para las 23 del mismo día. Nunca se había visto nada igual. Porque si bien La Pesada del Rock N´ Roll ya había tocado en el Luna en 1972 –el día del famoso “rompan todo” de Billy Bond-, esa había sido una sola presentación, y no, dos seguidas como en el caso de Sui. Y este sí que fue un evento multitudinario. Cuadras y cuadras de cola para entrar. Incluso, hubo gente que llegó a las siete de la mañana.


Pero, ¿por qué se separó Sui Generis? Le preguntamos esto a Rinaldo Rafanelli: “La cuestión es muy simple, Sui terminó porque cuando estábamos presentando Instituciones la gente nos pedía los viejos éxitos del dúo, tipo ´Canción para mi muerte´ o ´Rasguña las piedras´, y no le daba pelota a los temas nuevos. Así que Charly se rayó y mandó todo al carajo. Yo apoyé su idea de separarnos, pero Nito y Juan Rodríguez no estaban de acuerdo. Cuando Charly le dijo que nos separábamos, Jorge Álvarez casi nos mata. Él pensaba que estábamos re locos por terminar este proyecto en el pináculo de su carrera. Pero, como genio creativo que era, luego se le ocurre la idea de hacer el Adiós Sui Generis, una despedida con película y todo. Un curro total, pero dale que va... (risas) Así, sale la idea de hacer dos Luna Park, aunque al principio iba a ser una sola presentación”.

Justamente, como dijo Rino, fue el propio Álvarez, manager visionario si los hay, quien organizó la filmación del evento con cuatro cámaras de 35 milímetros a cargo de Bebe Kamin, supervisado por el gran Leopoldo Torres Nilsson. Lo paradójico de la película fue que –cuando fue estrenada- se la designó como un film “solo apto para mayores de 18 años”, por lo que muchos adolescentes que habían estado en el concierto, no la pudieron ir a ver.

En lo musical, hay que destacar que este concierto, contra todo pronóstico, no fue un show nostálgico. Ya que no se interpretaron solo los hits del dúo. Por el contrario, y en sintonía con el desarrollo de rock progresivo impulsado por Charly y Rinaldo en Instituciones, hubo largas reelaboraciones instrumentales de los viejos temas, como ocurrió con la versión de “Un Hada, Un Cisne”, que llegaba a 27 minutos de duración y les daba espacio a todos los músicos para que se lucieran interpretando un solo. Además, esa noche de septiembre fueron estrenados varios temas como “La fuga del paralítico”, “Nena”, “Bubulina” y “Fabricante de mentiras”, todos de Ha sido; el inédito cuarto álbum de Sui Generis que nunca se llegó a terminar de grabar, más allá del póstumo single “Alto en la torre”. Sin embargo, luego de la ruptura de Sui Generis, varios de estos temas nuevos fueron finalmente grabados: “Nena” por Seru Giran, pero con el nombre de “Eitileda”; “Bubulina” fue uno de los primeros éxitos de La Máquina de Hacer Pájaros; y “Fabricante de mentiras” sería popularizado por Nito Mestre y los Desconocidos de Siempre. Las otras canciones nuevas tocadas esa noche fueron “La niña juega en el jardín”, de Rafanelli; “El fantasma de Canterville”, luego grabada por Porsuigiego; y “El blues del levante”, un tema mitológico y desprejuiciado (el famoso “polvo” que alguna vez supimos escuchar), pedido hasta el hartazgo por el público en los shows de Charly hasta bien entrados los 80, y que recién volvería a ser interpretado por García en la reunión de Sui en el año 2000.

En relación a esto, Juan Rodríguez hace hincapié en el impresionante cambio musical del último Sui Generis, cuando le preguntamos por lo elaborado de este repertorio presentado en el Luna: “Lo que pasa es que a Charly le cambió mucho la cabeza cuando se compró el Piano Fender, los sintetizadores, el Moog y el Mellotrón. Acordate que esa era justo la época de Yes,  Emerson, Lake & Palmer, Premiata Forneria Marconi, y los otros grupos de rock sinfónico; y él se empezó a copar mucho con esa onda, por eso comenzó a escribir temas más elaborados. Charly y Rafanelli se complementaban muy bien, porque ambos son excelentes músicos. Siempre se quedaban en el estudio y metían muchas cosas. En mi caso, nada que ver, porque una vez que grababa las baterías me iba a la mierda. Pero, como te decía antes, esto pasaba porque ellos querían experimentar con todos esos nuevos equipos. Para mí, lo mejor que tenía Sui Generis era que ensayábamos mucho. Eso estaba buenísimo, viste. Por ejemplo, antes de tocar en el Luna Park, estuvimos ensayando un mes seguido, tocando todos los días”. 

UNA FOTO INOLVIDABLE
Ada Moreno tuvo el privilegio de sacar la foto que adornó los afiches del Adiós Sui Generis, que luego se hizo película. Justamente, esa debe ser una de las imágenes más famosas de toda la historia del rock argentino. Sin embargo, la suya es una historia curiosa porque aun hoy le sorprende la repercusión de esta imagen, a través de los años. Ada es una testigo privilegiada del primer rock argentino, ya que trabajó en Talent la mítica productora de Jorge Álvarez, que produjo en asociación con Microfón, a varios de los principales grupos y solistas de la primera mitad de los 70. Como nos cuenta, al principio, su trabajo se limitaba a llevar café y torta a las grabaciones producidas por su novio, el multifacético y legendario Billy Bond, líder de La Pesada: “Yo era una modelo que estaba muy aburrida de trabajar en publicidades, y me metí a full en este movimiento del rock, que recién empezaba acá, acompañando al Bondo y al maestro Jorge Álvarez. Además, como venía del palo de la publicidad, me dedicaba a sacar fotos no profesionales, más que nada, para atestiguar lo que pasaba; y Microfón las usaba para ilustrar las gacetillas que mandaban”.
Quizás debido a ese espíritu curioso y vital que siempre tuvo, tiene una memoria privilegiada, casi “periodística”, que le permite recordar con precisión y cariño la primera vez que vio a Charly y Nito: “Tuve la suerte de conocerlos el mismo día en que vinieron a hacer la prueba con Jorge Álvarez y Billy Bond. Me acuerdo que ese día se presentaron en la oficina de Álvarez, acompañados por María Rosa (Yorio) a dar la prueba, por lo que yo creí que eran un trío tipo Peter, Paul & Mary. De movida me parecieron unos chicos divinos. Sin embargo, para ellos era tan solo una prueba más, se ve que no tenían demasiadas expectativas porque ya los habían rechazado de varias grabadoras. Así que, de inmediato, con Charly en la guitarra, cantaron ´Canción para mi muerte´. Sorpresivamente, apenas terminan, Álvarez dice: ´ese es un tango genial´,  agarra el teléfono, marca el número del estudio Phonalex ¡y pide horas de grabación para el otro día! Así de simple, así de rápido. Aun hoy Nito me cuenta que no lo podían creer”.
Rápidamente, Moreno se hizo amiga muy cercana de los Sui, sin perderse nunca ni un ensayo o show del dúo: “Hay que recordar que hasta ese momento el rock y los recitales eran cosa básicamente de hombres  y con Sui entraron la mujeres, y se volvió el primer fenómeno masivo del rock de acá”


Más allá que Ada participó en la realización de varias tapas de discos famosas de la época, maquillando a Kubero Díaz en la impresionante foto de su disco solista junto a La Pesada; asesorando en el vestuario de David Lebon en su primer lp; o fotografiando a unos Crucis vestidos con mamelucos en la contratapa de Los Delirios del Mariscal, su álbum más celebrado; su trabajo más famoso fue la foto que les sacó a Charly y Nito, y que se usó para promocionar el show de despedida: “Bueno, con esa imagen empapelaron toda la ciudad, y luego se convirtió en la fotografía emblemática de Sui, porque fue usada en varios compilados, posters, etc. Esa fue la primera vez que logré que me prestaran un estudio profesional con flashes para trabajar. Usé una cámara Hasselblad. La hicimos en el estudio de mi exnovio, Jorge Fisbein, en la calle Castelli y Valentín Gómez, en Once, un mes y medio antes del show del Luna. Salió rápido, tan solo un par de tomas, porque Charly y Nito tenían la mejor predisposición. Por supuesto, esa imagen tambien contó con el arte y el estilo de mi amigo Juan Gatti, el gran artista gráfico. Por eso todo se conjuró para que esa imagen tenga la magia que la hizo inolvidable. Es la foto de dos chicos de 23 años, que mantiene la misma frescura que hace 40 años, casi tanto como la música de Sui”


Ada aún se emociona cuando recuerda esos viejos tiempos de aventura rockera, cuando recién se estaban escribiendo las primeras páginas de la historia del rock vernáculo: “En este punto te puedo decir que Sui Generis cambió la historia, porque abrió el mercado del rock argentino, que casi no existía antes de ellos. Con respecto al recital de despedida, fue algo tremendo. Lo que recuerdo es que lo vivimos con poca tristeza, porque si bien Charly ya tenía otros planes musicales en la cabeza, que hoy son de dominio público, no pensábamos que la separación sería definitiva. Porque, además, no estaban peleados ni nada de eso. Aprovecho para recordar que todo esto pasó en la época más nefasta de la política y la sociedad de este país, cuando cualquiera podía desaparecer y morir por nada…  Creo que tanto Sui Generis, como los otros grupos de ese momento, trajeron un soplo de esperanza. Creo que con su música salvaron a muchos, muchísimos chicos de la locura y la desesperación. En el caso de Sui, estoy convencida de que su vigencia imperecedera se debe a que –más allá de lo musical- son dos personas maravillosas. Dos seres de gran corazón… Fueron mis amigos, mis hermanos, no tengo nada negativo que decir de ellos dos. Por algo los estamos recordando hoy, cuarenta años después, ¿no? Los amo con el alma por lo que fueron, por lo que son y lo que serán…”

Claro está que la experiencia de Sui Generis es bien conocida, y siempre volverá a sonar, más allá del paso del tiempo y las modas. A pesar de ello (o justamente por eso) quisimos recordar su adiós a nuestro modo.

Emiliano Acevedo



No hay comentarios:

Publicar un comentario