martes, 26 de enero de 2016

ROQUE NARVAJA, Octubre: Rock para la liberación



Mucho antes de emprender su exitosa carrera como cantautor pop en la España de los 80, con una serie de hits memorables como “Amante de Cartón”, “Santa Lucía”, “Menta y Limón” y “Yo Quería ser Mayor”, Roque Narvaja editó una trilogía de álbumes memorables y malditos: Octubre (Mes de Cambios) (1972), Primavera para un valle de lágrimas (1973) y Chimango (1974). Hermosos discos repletos de canciones que reflejaban una época de plena convulsión política, social y cultural.

Por supuesto, Narvaja es uno de los cantautores que más discos ha vendido en la Argentina. Ya que no hay que olvidar que, además de su éxito español, tuvo una primera etapa muy popular a fines de los 60, siendo adolescente, al frente de La Joven Guardia, cuando compuso temas fundamentales del beat argentino como “El extraño del pelo largo”, “La extraña de las botas rosas” y “La reina de la canción “. Melodías que llegaron hasta a ser adoptadas por las hinchadas en las canchas (incluso, mucho después, la hinchada de Boca se apropiaría de “Ni una palabra de más”, una canción de los años españoles de Narvaja, para dedicarles triunfos xeneises a sus rivales riverplatenses...)

Por el contrario, sus tres primeros discos como solista permanecieron casi como un objeto de culto. Aunque fueron bien recibidas por la crítica y el público, estas obras tuvieron la desgracia de ser catalogadas como discos panfletarios, “de protesta”, en un contexto político convulsivo. Esto explicaría el destino maldito de Octubre y su sucesor, Primavera para un Valle de Lágrimas, dos producciones demasiado expuestas por el contenido de sus letras. Por eso, debido a las persecuciones y la censura, en 1977, Roque, amenazado, tuvo que irse del país. Su destino lo depositaría en España. Allí, luego de una etapa llena de incertidumbre, consigue triunfar cuando Miguel Ríos le versiona su tema “Santa Lucía”. Entonces, a partir de 1981, Narvaja comenzará a paladear las mieles del éxito masivo con una carrera solista pop repleta de hits radiales. Una nueva carrera, bastante diferente de su magistral trilogía de álbumes realizados a comienzos de los convulsionados años 70.

Hoy nos vamos a ocupar del primer opus de esta trilogía seminal perfecta: Octubre (Mes de Cambios), elegido por la revista Rolling Stone como uno de “los mejores 100 álbumes de los primeros 40 años del rock nacional”. Esta obra es mucho más que un disco políticamente radicalizado o de protesta, categorizaciones simplistas que no dan cuenta de la labor artística llevada a cabo por Narvaja. Sus letras mezclan lo personal y lo social, y su amor por el folk y el rock junto a pioneras exploraciones de ritmos folklóricos argentinos y latinoamericanos.

Para grabar un disco tan jugado, Narvaja debió dejar la multinacional RCA (con la que había editado sus éxitos de la Joven Guardia) y pasarse a Trova, precursor sello independiente artesanal, dirigido por Alfredo Radoszynski. En esa recordada discográfica también grababan Piazzolla, Vinicius de Moraes (junto a Toquinho y María Creuza), Les Luthiers, Aquelarre, Litto Nebbia y Pedro y Pablo, entre otros artistas. Precisamente con éstos últimos había colaborado Roque en la grabación de Conesa, otro de los grandes discos de la época, y luego Narvaja llamaría al dúo formado por Miguel Cantilo y Jorge Durietz para que colaboraran en la grabación de Octubre. Además de Pedro y Pablo, también participan en el álbum de Narvaja: Litto Nebbia, Domingo Cura y el quenista Uña Ramos.

Narvaja, quien ya había empezado a interpretar y componer en una veta más comprometida en los últimos tiempos de la Joven Guardia (por ejemplo en el tema “Tu Libertad”), incrementaría esta tendencia en Octubre. No por nada, estas canciones reflejaban, ya desde los títulos, el clima de una época en donde la revolución parecía estar ahí a la vuelta, como algo posible e inminente: “Octubre (mes de cambios)”, “Revolución mi amor”, “Camilo y Ernesto”. Por ejemplo, “Balada para Luis” estaba dedicada a la memoria de Luis Pujals, dirigente del PRT-ERP en Rosario, que fue secuestrado el 17 de septiembre de 1971. El cuerpo de Pujals nunca apareció y sus asesinos quedaron impunes. Octubre también traía canciones que celebraban la vida en comunidad como “Traigan Vino” o el amor libre en “De Leche y Miel”. Por otro lado, “Sobre la Confusión” estaba en la misma línea que “Revolución mi amor”. Su letra decía: “Sobre la confusión, avanza la revolución. Desde nuestro panteón, brindamos por la nación...

Ya para esa época Roque, quién se definía como “peronista y progresista”, se había puesto a militar en la Juventud Peronista. Por eso el título de la canción “Octubre (mes de cambios)” no sólo hacía mención al mes de la Revolución Rusa, sino también al mes del asesinato del Che Guevara y el Día de la Lealtad Peronista. Precisamente, la figura del Che es homenajeada, junto a la de Camilo Cienfuegos, en la hermosa canción (de plena inspiración cubana) llamada “Camilo y Ernesto”: “Camilo y Ernesto fueron a rescatar una cruz, la antorcha de los caídos en una guerra sin luz.” Por otra parte en “A Través de los Andes” se retrataba la imagen idílica que el progresismo tenía del Chile gobernado por Salvador Allende. El sueño realizado de establecer una patria socialista en Sudamérica, un espejismo que sería destruido en forma abrupta en poco tiempo, por el golpe asesino de Pinochet. Octubre finalizaba con “Dame el Sol”, un alegato en contra de la explotación de los trabajadores de la zafra, recolectores “de mil cañas y una más”. Una canción potente, compuesta a medias entre Litto Nebbia y Roque, que concluye con un impresionante solo de guitarra eléctrica de Narvaja; mixturando en forma muy atractiva el rock con el folklore latinoamericano (con un sonido que recuerda a los Jaivas). El final acorde para un disco comprometido y espectacular.

E.A.


No hay comentarios:

Publicar un comentario