miércoles, 20 de abril de 2016

BANDA SONORA DEL FILM SGT. PEPPER´S LONELY HEART CLUB BAND: Todo lo que podía salir mal, salió... ¡peor!



Hubo una época, en los increíbles 70, en donde de cualquier cosa se hacía una opera rock, ya fuera Evita, un disco de los Who (Tommy), Jesucristo (Superstar) o la mística hippie de Hair. ¿Pero una opera rock basada en la obra de los Beatles? Increíblemente, existió, y, luego de su paso por los teatros, se convertiría en uno de los mayores e increíbles bodrios cinematográficos que hubo en ese matrimonio desparejo formado por el rock y el cine; una unión que dejó varios cadáveres en el camino. Justamente, esta película sería uno de ellos. Protagonizada por los Bee Gees y Peter Frampton, y dirigida por Michael Schultz, Sgt. Pepper´s Lonely Heart Club Band sería una producción carísima e inexplicable, más en sintonía con la centena larga de películas clases B de nuestro inolvidable Enrique Carreras o con  inefables telefilmes como Kiss Contra los Fantasmas, otro opus del inolvidable 1978.

La idea estuvo bien en claro desde un principio en la mente de Robert Stigwood, manager de los Bee Gees: aprovechar el éxito reciente de Saturday Night Fever. Para eso, el ejecutivo discográfico –ex empleado de Brian Epstein en los 60- impulsó este proyecto de llevar a la pantalla grande un musical  basado en las canciones beatles, que desde hacía unos años se representaba en Broadway. De movida, la cosa no pintaba mal, ya que incluso se llamó al mismísimo George Martin para que produjera la música de la banda sonora del filme. Sin embargo, como resultado de un engendro absurdo (casi) sin argumento, el repertorio  de canciones elegidas terminaría conformando una mixtura inentendible de disco music con lírica beatle, y así, luego de pasar por el filtro bee gees, la música de los fab four se convertía  en un indescriptible bodrio, como resultado de un material repleto de versiones terriblemente mediocres.

Como decíamos, el film estaba protagonizado por los Bee Gees, quiénes, junto a Peter Frampton, hacían de buenos – ¡poniéndose los trajes de Sgt. Pepper y todo! (terrible herejía)- mientras que otros números pesados del rock de esa época como Aerosmith (en su rol de The Future Villaine Band) y Alice Cooper (con increíble bigotazo) hacían de malos. En resumen, por si aún no conocen, vaya desde aquí nuestra encarecida recomendación de esta imperdible banda sonora paupérrima, porque, de tan mala que es, se niega a sí misma, ¡volviéndose genial!
Pero, basta de cháchara, y comencemos a recorrerla, tema por tema, canción por canción…

Este “tributo” musical comenzaba -por supuesto- con “SGT. PEPPER'S LONELY HEART CLUB BAND”, un cover “protagonizado” por los  Bee Gees y el actor Paul Nicholas (que antes había estado en Tommy), el resultado sería bastante pobre, con muchos bemoles y pocos sostenidos... Después llegaría “WITH A LITTLE HELP FROM MY FRIENDS”, cantada por Frampton, realizando otra versión mediocre (nada que ver con la de Joe Cocker en Woodstock), en donde sólo se destaca la guitarra de este impresionante solista inglés. También bastante malo era el cover de “HERE COMES THE SUN”, interpretado por Sandy Farina, en otro desopilante intento por llevar la música de los Beatles a la Disco. ¿Se imaginan a este tema de George sonando en el legendario Studio 54? ¡Blufff! Por suerte, ésta sería la única canción de Harrison incluida (y arruinada) en esta BSO. En “GETTING BETTER”, interpretada por los Bee Gees y Frampton, tampoco pasa nada, así como tampoco en la increíble “LUCY IN THE SKY WITH DIAMONDS”, en donde Dianne Stargard vomita sobre una de las canciones más paradigmáticas escritas jamás por John Lennon. Algo parecido ocurre con “I WANT YOU”, en otra clase magistral de como arruinar un clásico lennoniano, protagonizada por los Bee Gees junto al actor Donald Pleasence. Por su lado, la versión de “GOOD MORNING” -si se la toma de forma humorística- no esta tan mal... La cantan los Bee Gees y Paul Nicholas, con muy buenos solos guitarreros de Frampton. En “SHE'S LEAVING HOME” la cosa se pone bizarra al máximo en otra versión inopinada, hecha por los Bee Gees y una increíble voz sintetizada (escúchenla, alguna vez si pueden, por favor. ¡Es imperdible!).

 
“YOU NEVER GIVE ME YOUR MONEY” también fue cantada por Nicholas y Steimberg, pero… Tampoco ocurre nada (bueno…). Por su parte, en el cover de “OH DARLING!” daban ganas de gritar: ¡Como queríamos a McCartney...! Ya que la versión que realizaba Robin Gibb, en calidad de solista, era poco menos que espantosa. “MAXWELL'S SILVER HAMMER” fue interpretada por Steve Martin. Otro especialista en arruinar canciones beatles, este muchacho canoso, siempre se destacó por ser un gran comediante, sin dudas; y esta no es una excepción. Luego, tanto “POLYTHEME PAM”, “SHE THROUGH THE BATHROOM WINDOW” como “NOWHERE MAN” fueron interpretadas por los Bee Gees, con Frampton a la guitarra. ¿Hace falta decirles que son tres covers muy poco memorables?
Y así llegamos al final de la primera parte de esta obra (o del primer disco, en la vieja edición original de dos vinilos) con “SGT.PEPPER'S LONELY HEART CLUB BAND (Reprise)”, sin dudas, uno de los mejores momentos musicales de la banda sonora, con los Bee Gees y Frampton haciendo una gran versión, junto a un bajista impresionante que tira 200 mil notas por segundo.


La segunda parte de este Sgt Pepper´s comenzaba con “GOT TO GET YOU INTO MY LIFE”, en una muy buena versión funk (con muchísima onda), interpretada por Earth, Wind & Fire. Luego llegaba “STRAWBERRY FIELDS FOREVER”, en otro vomito hecho cover, cortesía de Sandy Farina... Sin lugar a dudas, esta chica ¡odiaba a Lennon...! En “WHEN I'M 64”, Farina (¡basta, por favor!) y Frankie Howard nos dejaban, literalmente, sin palabras… “MEAN MR.MUSTARD” era otra buena oportunidad para que Howard pueda destruir una hermosa canción de los Beatles; y la aprovechó excelentemente bien…  En “FIXING A HOLE”, el siempre viejito adorable George Burns (!) desafiaba al tiempo y a nuestra paciencia... Pero si de ejemplos bizarros se trata, la parte dedicada a “BECAUSE” es una de las más estrepitosas de la película, porque en una escena en la que el malísimo Alice Cooper (otra vez, ¡que bigotazos!) se encargaba de lavarle el cerebro a un montón de gente, llevando adelante una versión, de por sí feísima del tema incluido en Abbey Road; en gran parte, debido a la incongruente asociación (¡a cuatro voces!) de Cooper con los Bee Gees.

Por su parte, “GOLDEN SLUMBERS” era interpretada por el bueno de Frampton, tan, pero tan solo, que solo le alcanza el tiempo para mandarse un par de buenísimos solos de guitarra, en otro papelón inexplicable de este artista. “CARRY THE WEIGHT”, interpretada por los Bee Gees, es un grandísimo “peso” en nuestras espaldas (y oídos), sin dudas. Aquí llegamos a “COME TOGETHER”, interpretado por Aerosmith; de seguro, la más famosa y exitosa versión de todas las incluidas en esta banda sonora. Una buena y respetuosa performance de la banda de Boston, en su momento más toxico y etílico, rindiendo un justo homenaje a sus ídolos de Liverpool. Por el contrario, “BEING FOR THE BENEFIT OF MR.KITE”, interpretada por Maurice Gibb, Peter Frampton y George Burns, es una muy pobre versión (y van…), que desmerece infinitamente de la original de 1967. ¡Cuesta creer que ambas versiones hayan sido producidas por George Martin

La pelea Aerosmith VS. Bee Gees, una dramática escena en donde Steven Tyler es derrotado por Frampton  y...

Ok, aguante que ya terminamos… “THE LONG AND WINDING ROAD” fue interpretada por Frampton, en otra aparatosa actuación. Nada para destacar. Y así llegamos a “A LIFE IN THE LIFE…”: resumiendo, así como la versión original de este clásico causaba escalofríos, ésta, interpretada por los Bee Gees, da risa, y mucha. “GET BACK” fue interpretada por el inolvidable Billy Preston, el tecladista histórico que participó en la famosa versión original de los Beatles, registrada en el último concierto del grupo, en la terraza de Apple. Aquí, Preston no está mal pero tampoco aporta nada fuera de lo común, no se vayan a creer; sin embargo, en la película el tecladista  aparece en un techo, tirando unos increíbles rayos láser ala Star Wars, en otro momento inenarrable... Y así llegamos al final de esta inconmensurable obra, con otra versión (¡sí, adivinaron!) de “SGT.PEPPER LONELY HEART CLUB BAND (FINALE)”, interpretada por todo el elenco, e incluso invitados de la talla de Tina Turner, Dolly Parton y los desopilantes Sha Na Na (?); en una increíble performance final en la que llamaron a cantar a cualquiera que pasara por el set, hasta al último extra y meritorio de producción, armando una tribuna impresionante, que no se vino abajo de pedo nomás…

Así quedó en 2011...
En resumen, un disco tremendamente bizarro e inconcebible... Sin dudas, las canciones de los Beatles aguantan cualquier cosa, y acá se demostró. Sin embargo, luego de este fiasco, pasarían muchísimos años hasta que otra producción de Hollywood se le volvería a animar al repertorio beatle, como ocurriría con la banda sonora de I´m Sam (2002), interpretada por Eddie Vedder y cia. Volviendo a esta Sgt. Pepper´s, por suerte, hoy la película se puede ver completa online en Internet (incluso, en YouTube hay una buenísima copia remasterizada, para ver por partes, pero sin subtítulos). Recomiendo que vean, especialmente, la escena de “Come Together”, en donde se produce una lucha entre Peter Frampton y Steven Tyler sobre una tarima, en donde el primero vence al cantante de Aerosmith, quien pierde el equilibrio, cayendo al vacío, desde una torre, ¡y se mata!; 33 años antes de su caída en la bañera del hotel en Paraguay. En aquella oportunidad, por lo menos, había un montón de colchonetas debajo del piso, y el bocón pudo mantener intacto su comedor… Y todos fueron felices. Como nosotros, ahora que esta plomaza reseña terminó.

Emiliano Acevedo




No hay comentarios:

Publicar un comentario