lunes, 26 de marzo de 2018

DEEP PURPLE, Machine Head: El disco de nuestras infancias rockeras...















Machine Head fue el sexto disco de estudio de Deep Purple. Grabado en 1971 en Montreux, Suiza. Fue lanzado el 25 de marzo de 1972 y se convirtió, al cabo de unos meses, en el disco más vendido de esta banda inglesa de culto rockero. Hoy, 46 años mas tarde, se puede decir sin duda que se trata de uno de los más grandes discos de rock pesado de toda la historia.

Y es que, sin dudas, en este trabajo Purple demuestra todo su potencial. Abarcando en sus temas un amplio espectro, incluyendo características del rock más clásico e incluso algo de blues y primeras pizcas de funk. Un verdadero Dream Team del Hard Rock, en su pico de creatividad: Ian Gillan (voz), Ritchie Blackmore (guitarra), Jon Lord (teclados), Ian Paice (batería) y Roger Glover (bajo); ellos fueron los músicos que llevaron a cabo esta obra maestra. Y tan solo siete temas les alcanzaron para romper moldes, abrir cabezas y dejar recuerdos imborrables, que aun quedan flotando en nuestra mente en forma de notas y ritmos indelebles.

El álbum nos da la bienvenida con “Highway Star”, uno de los clásicos más reconocidos del grupo. Una canción bien heavy, con mucha calle y rebeldía. Con la batería fuerte de Paice que va delineando un ritmo veloz, los solos de guitarra de Blackmore, llenos de distorsión, y la voz furiosa de Gillan que llega al extremo de su maestría. Jon Lord señaló, alguna vez, que se inspiró para su sólo de teclados en este tema en la música clásica de Bach, lo que develaría la construcción de una banda que sabía muy bien lo que estaba haciendo.

Continuando el viaje aparece “Maybe I´m Leo” cómo un tema muy blusero. Aquí, Ritchie Blackmore muestra a su viola, un poco más apesadumbrada, mientras el genial bajo distorsionado de Glover nos brinda una sensación de sonido continuo. En “Pictures of Home” vuelve el hard rock, con muy buenos solos de bajo y de guitarra, dibujando en el aire gloriosos riffs. Este tema nos va envolviendo y acercándonos hacia el metal en un ritmo que por momentos nos eleva y nos atrapa. “Never Before” se presenta como un clásico tema de rock, cargado de guitarras y de potencia. Sin embargo demuestra también en algún punto un dejo Beatle, algo psicodélico y cierta cercanía a “Day Tripper”.

Sin embargo, el éxito de este álbum y su trascendencia en el tiempo se deben, sin lugar a dudas, a la presencia de un himno inmortal: “Smoke on the Water”. Ese épico riff, inmortalizado por Ritchie Blackmore con su guitarra Fender Stratocaster, se ha convertido en uno de los más famosos de la historia del rock mundial. Sí, el mimo que todo estudiante de guitarra quiere aprender. Y es que este tema fue uno de los puntapiés iniciales hacia el heavy metal. Introduciendo mucha distorsión, tonos graves y solos de gran extensión. En este sentido se puede destacar también “Space Truckin´”, que nos carga de adrenalina, con el impresionante andamiaje rítmico de Paice, mucha distorsión y la voz de Ian Gillan, innovando la forma de cantar, con grandiosos agudos.



Completa el disco otro gran clásico de Deep Purple: “Lazy”. Un tema mayormente instrumental, con otra destacadísima labor de Ian Paice en la batería, además del genial trabajo de Lord en el órgano Hammond. Definitivamente este tema nos transporta a otra dimensión, en donde generan fascinación esos juegos que van creando Lord y Blackmore, casi como si fuera una jam session entre amigos, donde el arte surge con maestría y naturalidad.



En resumen; simplemente, dos palabras: Machine Head. Un disco imperdible para amantes del rock, para fanáticos del metal y sobre todo para todo aquel melómano que quiera disfrutar del arte de una banda que ya dejó su huella en la historia.


Gustavo Rosatto



No hay comentarios:

Publicar un comentario