lunes, 12 de octubre de 2015

SR. ZUTANO: El supergrupo que no pudo ser...



No hay otra historia del rock argentino de fines de los 70 como la de Sr. Zutano. Fundado por el legendario baterista Héctor Pomo Lorenzo, era un cuarteto polirrítmico de jazz-rock destinado a ser uno de los mejores grupos de la escena local, pero debido a la crisis del rock en esa época de censura del Proceso, la falta de lugares para tocar y el poco interés de los sellos discográficos, este proyecto naufragó sin siquiera haber podido grabar un álbum. 

La génesis de Sr. Zutano arranca en 1977, luego de la separación de Invisible, el trío integrado por el Flaco Spinetta, Pomo y Machi Rufino. Luego del final de ese proyecto, Pomo y Machi siguieron tocando juntos y convocaron al joven guitarrista Lito Epumer, para empezar un nuevo grupo. Sin embargo, poco después, Machi decidió volver a tocar con Luis en la Banda Spinetta. En ese momento se produjo un impasse de un par de meses, en los que Pomo tocó en Seleste, otro grupo frustrado, liderado por David Lebon. Luego de la separación de esa banda, a principios de 1978, Pomo vuelve a juntarse a tocar con Epumer, quien recuerda:  Ahí, se incorpora como bajista Frank Ojstersek, un vecino mío, al que yo conocía porque tocaba en Reino de Munt, junto a Raúl Porchetto. Más tarde, llamé a Juan Del Barrio, tecladista del grupo M.I.A., y así quedó conformada esta banda a la que llamamos Sr. Zutano”. 

Nota en Expreso Imaginario
 
En ese momento el panorama del rock argentino era desolador. Muchos de sus principales referentes habían emigrado a Estados Unidos y Europa. Mientras tanto las discográficas centraban casi todo su interés en producir álbumes de música romántica e impulsar la fiebre de la Música Disco, un género bailable que era furor mundial. Por eso, salvo artistas consagrados como Charly García (en ese momento en Seru Giran), Spinetta, Nito Mestre, o León Gieco; eran muy pocos los que podían acceder a tocar en vivo, y mucho menos grabar.
A pesar de este contexto adverso, Sr. Zutano empezó a ensayar su ambicioso repertorio de jazz-rock, influenciado por Weather Report y Return to Forever, que incluía las primeras canciones compuestas por Pomo (con música ideada por Lito Epumer). En sí, este material  contenía una mitad de temas instrumentales y el resto cantado por Ojstersek, quien asegura: Por supuesto, nunca fui cantante. Tuve que hacerlo porque nadie quería cantar. Las letras las escribía Pomo, y estaban muy buenas, pero más que nada eran una mera excusa para no abrumar a la gente con una música que fuera solamente instrumental, y volver un poco más accesible lo que hacíamos”.

Tocando en el Teatro Lasalle

Sin embargo, no todo funcionaba así de bien en el grupo. Por ejemplo, Juan Del Barrio, a pesar de ser un músico experimentado, reconoce que tuvo muchos problemas para acostumbrarse al tipo de música que hacía Sr. Zutano: Me costó asimilar el jazz, un estilo musical caracterizado por virtuosas performances interpretativas instrumentales, basadas en improvisaciones melódicas sobre armonías previsibles. Yo venía del rock sinfónico, donde el potencial creativo está puesto en composiciones de complejidad armónica y formal, con otras pretensiones tímbricas”.
Por supuesto, debido a la calidad de los músicos participantes en este proyecto, Sr. Zutano fue muy apoyado por la prensa especializada, apareciendo rápidamente en la revista Pelo, a pesar de que ni siquiera había firmado un contrato discográfico: “Por suerte nos dieron una mano muy grande, promocionando nuestra propuesta. En ese momento, esa era la única manera de anunciar adonde ibas a tocar y lo que estabas haciendo, porque no teníamos guita para imprimir y salir a pegar afiches”, cuenta Ojstersek.

Nota en la revista Pelo

Sin embargo, la desesperanza pudo más y este ambicioso proyecto musical languideció lentamente, hasta morir en 1979: “Fue gracioso, porque ensayamos un montón, durante un año y medio, pero habremos tocado solo tres o cuatro veces. Por ejemplo, tocamos en el Teatro Estrellas, que tenía seis salas muy lindas en su edificio de la calle Riobamba –en donde ahora está Crónica TV-, cuyo dueño era Héctor Ricardo García. Luego tocamos en el Teatro Lasalle. Tanto la crítica como el público nos apoyaban… Pero la impaciencia pudo más, era muy difícil acceder a grabar en ese momento”, recuerda Fran Ojstersek.


Curiosamente, a partir de 1980, todos los ex miembros de Sr. Zutano se irían integrando, en forma paulatina, a Spinetta Jade. Primero fue el turno de Juan Del Barrio y Pomo; luego Ojstersek, en 1981; y, finalmente, Lito Epumer, en la última formación del grupo del Flaco, en 1984. Para ese momento, Sr. Zutano ya formaba parte del anecdotario del rock argentino, en esa lista imaginaria de aquellas bandas que pudieron ser y no fueron.

Emiliano Acevedo

4 comentarios:

  1. Muy linda nota Emiliano, gracias por recordar a Sr. Zutano (con versito y todo)

    ResponderEliminar
  2. que lástima no haya quedado nada registrado ni siquiera ensayos....

    ResponderEliminar
  3. Muy buena info! Realmente no hay registro de shows/ensayos? Los pude escuchar un par de veces en el Bambalinas en el 78 o 79. Abrazo!

    ResponderEliminar