miércoles, 13 de julio de 2016

ASIA, o como sobrevivir a la hoguera de las vanidades progresivas...



Palmer + Wetton + Downes + Howe = Asia
Fue uno de los primeros supergrupos de los 80, y aunque sus integrantes venían de tres leyendas del rock progresivo de los 70, su rápido éxito comercial sorprendió a propios y extraños. Justamente, su aparición coincidió con el nacimiento de MTV y la consiguiente masificación del video clip como forma estética y comercial de promocionar a los grupos. Sin embargo, y a pesar de aparecer y mucho en esa época en la popular cadena televisiva y vender la friolera de más de nueve millones de copias de su álbum debut, los celos profesionales, divismos, malos manejos de los managers y diferencias creativas destruyeron a este grupo, a solamente dos años de su creación, y aunque la banda seguiría en funcionamiento –con dispar fortuna- con otros integrantes en las dos décadas siguientes, no sería hasta la reunión de la formación original del grupo que este proyecto musical resurgiría literalmente de las cenizas. De todo eso habla esta nota acerca de Asia, la historia de un grupo que fue casi un puente entre la desmesura creativa de los años 70 y los polémicos 80, entre el rock como arte y el pop como rey.

UN NUEVO IMPERIO NACIENTE

Aunque sus comienzos datan de principios de 1981, es necesario remontarse un año antes para comprender la génesis de Asia. En 1980, Geoff Downes, tecladista de The Buggles, ingresó a Yes, en reemplazo de Rick Wakeman, para la grabación del disco Drama, y allí conocería al guitarrista Steve Howe. Luego de la edición de ese álbum, y de su gira promocional, Yes se disolvería en abril del 81, y así Downes regresa al estudio para grabar Adventures in Modern Recording, segunda placa de The Buggles. En esa misma época también se disolvía UK y John Wetton (su bajista y vocalista) se va a Los Ángeles en donde conoce al empresario artístico (futuro colaborador de Aerosmith, entre otros), John Kalodner. Éste quería
que Wetton formara un grupo con un joven guitarrista recién llegado de Sudáfrica –luego integrante de Yes- Trevor Rabin, pero como los dos músicos no compatibilizaron, entra en escena el ex manager de Yes, Brian Lane, quien, paradójicamente, trae a Steve Howe para que éste forme parte del proyecto.

Inmediatamente, Steve Howe y John Wetton se conocen y comienzan a delinear juntos el material para más tarde decididamente sí dar forma a una banda. Entonces Lane propone a Alan White como baterista, pero al parecer, como Wetton no estaba de acuerdo con formar un "nuevo Yes" es desechada esta opción y optan por Carl Palmer (ex Emerson, Lake & Palmer). Sin embargo, Wetton no se opone a la entrada de Geoff Downes, otro ex Yes, al que ve con buenos ojos por que era (junto a Trevor Horn en Buggles) un tipo que estaba actualizado y sabía acerca de los avances tecnológicos del mundo musical (en especial en lo referente a los primeros sintetizadores digitales y samplers), además de ser un tecladista eficiente y buen compositor.

De esta forma, con la entrada de Downes y Palmer se completa la formación de este cuarteto al que eligen llamar –por sugerencia del propio Brian Lane- Asia. Luego de esto, comienzan la grabación del primer disco en junio de 1981 con el productor Mike Stone, el cual venia de trabajar junto a grupos de la talla de Journey, Queen o Foreigner. Más tarde, Stone –inspirado por el histórico muro sónico wagneriano, el Wall of Sound, ideado por Phil Spector- crearía el característico “sonido Asia” lleno de eco y profundidad. La grabación de este álbum debut tendría una extensa duración de nada menos que cinco meses.

…Y EN EL PRINCIPIO, UN LEVIATÁN PATEABA LA PELOTA…

Finalmente, el homónimo álbum debut de Asia –con la impactante portada del Leviatán, la primera de una larga serie diseñada por el genial Roger Dean- sería lanzado en 1982 por el sello Geffen. Esta producción arrancaba con “Heat of the Moment”, un impresionante hit (compuesto por Wetton y Downes), que a la postre es convertiría en el tema más popular del grupo, una canción con mucho gancho y un estribillo matador que le daría a la banda el impulso que ésta necesitaba para despegar y convertirse en un suceso internacional. Muchos años después, “Heat of the Moment” volvería a la palestra después de aparecer en un capítulo de la serie animada South Park -en donde el gordito racista Eric Cartman (declarado fan de este tema y de Asia) se ponía a cantarlo a capella junto a varios integrantes de un senado-, en un momento hilarante e inolvidable, además de ser (quizás) la única referencia a una canción de rock progresivo que se haya visto jamás en cualquier (serie o) dibujo animado -eso sino tenemos en cuenta a Steve Carrell en la película Virgen a los 40, también fan de Asia, que tenía un póster de la tapa de este primer disco pegado en su pieza…

El segundo tema de este álbum debut era “Only Time Will Tell” (Wetton-Downes), una canción repleta de buenas intenciones (además de un estribillo ultra comercial). Por su parte, “Sole Survivor” (Wetton-Downes) era quizás el tema más “progresivo” del álbum, una canción en la que se lucía especialmente Steve Howe con una labor guitarrística que emulaba sus antológicas performances de los 70. “Step Closer” (Wetton-Howe) era otro tema marchoso, con un estribo "adictivo" y una hermosa y muy marcada rítmica. “Time Again” (Downes-Wetton-Howe-Palmer) era una muy linda canción que mixturaba de forma acertada elementos sacados del rock progresivo (complicados cambios rítmicos y climáticos) con un pop soberbio de calidad. Lo mismo ocurría en “Wildest Dreams” (Wetton-Downes), otro hit con una interesante lírica post modernista anti bélica. Luego, en “Without You” (Wetton-Howe) el sonido de Asia se vuelve AOR (Adult Oriented Rock, típica tendencia de rock adulto de FM); mientras que en “Cutting it Fine” (Wetton-Howe-Downes) el grupo exhibía muchos elementos progresivos (y experimentales), en especial por el soberbio trabajo en la guitarra por parte de Howe y porque -al final de la canción- Downes ejecutaba un exquisito solo de piano, con una melodía simple pero muy bella. Y así llegábamos al final del disco con “Here Comes the Feeling” (Wetton-Howe), otra canción marchosa –para corear en la tribuna- que contenía un estribillo sumamente adictivo, que no se podía dejar de cantar.

En resumen, Asia era un disco con una primera parte convencional y accesible, mientras que el viejo “lado 2”, en cambio, contenía temas más elaborados, repletos de rasgos musicales “progresivos”, en un material no tan alejado a lo que éstos músicos realizaban en los 70.

VIVIENDO EN EL MUNDO MATERIAL

Como decíamos, el primer disco de Asia fue un imparable éxito comercial que vendió millones de copias en todo el mundo, situando al primer sencillo “Heat of the Moment” al tope de los charts, por lo que la banda editaría un video clip de este tema y otro de “Only Time Will Tell”. Por eso, apenas pocas semanas después del lanzamiento del disco (en febrero de 1982), Geffen Records y el management de Asia planean la primera gira norteamericana del grupo por 30 ciudades de Estados Unidos. Pero, debido a que la banda no estaba preparada para un reto semejante –ya que solo tenían 45 minutos de material para interpretar en vivo-, en la exitosa gira mundial subsiguiente tuvieron que agregar versiones de los demos de temas que aún estaban en proceso de composición, además de solos instrumentales de los músicos. Dicha gira comenzaría el 23 de abril de 1982; y para el 5 de mayo, el álbum debut alcanzaba el número 1 de la Billboard.

Ya por ese entonces se instalaría una polémica acerca del éxito de Asia –que se sumaba al de otro grupo otrora “sinfónico” como era Genesis-, ya que algunos antiguos fans del rock progresivo pensaban que sus ídolos de los 70 se habían "vendido". Por ejemplo, la revista Pelo titulaba, en su número 171 de septiembre del 82: "Asia: ¿Arte o Dinero?”, en referencia a una nota que se ocupaba del rápido ascenso y suceso de esta banda. Con respecto a estas polémicas eternas acerca del ser o no ser comercial (en el mundo del rock), no hay demasiado que decir, ya que cada quien tendrá sus propias opiniones al respecto. Sin embargo, estaba bien claro que en este proyecto de Asia Howe no estaba haciendo un nuevo Tales From Topographic Oceans ni Wetton la continuación de Red, el clásico álbum de King Crimson; pero tampoco tenían porque hacerlo. El éxito mundial de Asia, las superventas, algún single pachanguero y las críticas sobre la comercialidad del grupo, quizás taparon que estábamos en presencia de un primer álbum casi perfecto, que contenía un material bastante convincente, y que a la postre se convertiría en uno de los mayores clásicos de comienzos de los 80.

Sin embargo, y a pesar del rotundo éxito de Asia, durante el transcurso de la primera gira del grupo comienzan a surgir algunas grietas en la química personal de la banda, especialmente entre Wetton y Howe; quienes cada vez discutían más fuerte acerca del proceso creativo y artístico que le querían dar al material de la banda.


ALFABETO CATASTRÓFICO

A pesar de ciertas turbulencias, Asia era un avión que volaba en forma vertiginosa, imparable; por eso, luego de algunos conciertos dados fuera de Gran Bretaña, ya tenían casi terminada la composición de las canciones necesarias como para editar un segundo disco. En este caso, todo el material elegido pertenecía al dueto compositivo formado por Wetton y Downes. Steve Howe, quien había participado en cinco canciones del álbum debut, había sido completamente dejado fuera de este proceso de composición, y esto hizo que se agrandaran las tensiones entre el guitarrista y Wetton. Finalmente, a principios de 1983, Asia va a Canadá -evadiendo el rígido sistema impositivo británico- para comenzar la grabación de Alpha, su segundo álbum, otra vez producido por Mike Stone. Una vez editado, quedaría demostrado que Alpha, a pesar de tener un par de temas muy buenos -luego clásicos de la banda-, era de una calidad inferior a la del primer disco.

Empezaba con “Don´t Cry”, típico tema marchoso encantador, muy comercial –con un estribillo devastador y adictivo-, y un par de guitarrazos épicos aportados por Howe. Por su lado, el siguiente tema, “The Smile Has Left Your Eyes” era pomposo y demoledor, un lento de aquellos -arropado por el increíble wall of sound ala Stone- en donde el grupo tiró toda la carne al asador en una canción que lo tiene todo: buenas armonías y unos arreglos geniales. Sin dudas, a pesar de parecer cursi, “The Smile…” era emoción pura, y una de las mejores canciones de amor de la historia del rock progresivo. El tercer tema del disco era “Never in a Millon Years” con su claro sonido de AOR; una canción que no hubiese desentonado en la banda sonora de una película ochentosa a la Karate Kid u otra similar. Lo mismo se podría decir de “My Own Time”, otro tema de rock adulto no demasiado destacado. Por su lado, “The Heat Goes On” era una muy buena canción, pero con un final bastante mal resuelto. Algo que tenían en común varios temas de Asia (como “Heat of the Moment”) que se iban en fade, en vez de tener un final concreto, un recurso utilizado hasta el hartazgo por el productor Mike Stone; coartando el vuelo creativo y una mejor resolución de varias de las canciones grabadas en el estudio. Esto también se aprecia en “Eye to Eye”, otro temazo muy mal resuelto con ese fade final

“The Last to Know” era otra canción AOR, pero muy interesante, que contenía una bella melodía de Wetton. “True Colors” también era un tema bastante AOR convencional –y pomposo-, pero menos destacado. Sin embargo, por suerte, con “Midnight Sun”, Asia levantaba la puntería realizando una espectacular canción que traía un gran solo de guitarra a cargo de Steve Howe, en una de sus mejores performances en este álbum. Y así llegamos a “Open Your Eyes”, gran canción gran, y uno de los mayores clásicos de la banda, en donde se aprecia el típico sonido “futurista” del vocoder de Downes (¡lástima que al igual que otros temas no tenga bien resuelto su final y se vaya en fade...!).

En resumen, Alpha era un disco bueno, pero no tan bueno como el primero, y esto fue muy tenido en cuenta por la crítica de rock, que –casi en forma masiva- le dio con un caño (como el caso de la Rolling Stone que tachó el álbum por ser “sobre-comercial”). En ese momento, para promocionar el álbum, Asia filmó dos videos clips: “Don’t Cry” y “The Smile Has Left Your Eyes”; y aunque Alpha terminaría alcanzando el disco de platino por sus buenas ventas, tanto las malas críticas como las presiones de los managers y el entorno, conspiraron aún más en contra de las resentidas relaciones personales de los integrantes del grupo. Sin embargo, Asia continuaría realizando sucesivas giras hasta el fatídico 10 de Septiembre de 1983, cuando John Wetton -sin saberlo- realiza su último concierto –de esa primera etapa- con la banda, en el estadio Pine Nov de Detroit, Michigan. Ese día, tras bambalinas, los ejecutivos mandados por David Geffen y el management de Asia –quienes estaban en continuas discusiones debido a que Alpha no había cubierto las expectativas que el disco debut había planteado-, ejercieron presiones extremas para un cambio en la dirección artística de Asia, y esto hizo que Wetton fuera literalmente despedido del grupo que había fundado. Luego de la expulsión de Wetton, es elegido Greg Lake (otro ex ELP), para ocupar el puesto de cantante y bajista en el especial de fin de año de MTV: Asia in Asia, en diciembre de 1983. Este concierto realizado en Japón –país en el que Asia era inmensamente popular- pasaría a la historia por ser el primero emitido en directo vía satélite por MTV.

DESBANDE GENERALIZADO…

La formación con Greg Lake, que tocó en Asia in Asia: No duró...
A pesar del éxito de Asia in Asia, Lake –que aportaría su voz solo en cinco shows del grupo- no cubrió las expectativas de Geffen y Brian Lane, y por eso es rápidamente echado. Este papelón sería una mancha y vergüenza intolerable en la carrera del ex cantante de Emerson, Lake & Palmer, quien aún se debe seguir arrepintiendo del maldito momento en que decidió aceptar su incorporación a Asia en reemplazo de su amigo Wetton (curiosamente ambos también habían sido vocalistas de King Crimson en los 70). Prueba de este persistente fastidio fue lo que le ocurrió a un grupo de periodistas de un medio dedicado al rock progresivo, quienes habían pautado una entrevista con Lake, en medio de la última visita de ELP a la Argentina, en 1997: "Por otro lado, Lake es famoso por su carácter irascible. Yo lo estaba entrevistando para nuestro programa de radio The Musical Box. Teníamos pautada media hora para realizar la nota, pero a los 12 minutos le hice una pregunta que no le gustó, entonces me hizo apagar el grabador y me echó. La pregunta en cuestión era sobre lo ocurrido hacía ya 14 años en el marco de la gira Asia In Asia cuando Lake reemplazó a Wetton. No creo que eso sea ofensivo, pero así es Lake..."

Sin embargo, la gran sorpresa de comienzos de 1984 no sería el despido de Lake sino la inesperada reincorporación de Wetton, que volvía al grupo para comenzar la grabación del tercer disco. Y esto se debió a que el mismísimo Geffen había amenazado con romper el contrato con la banda a no ser que retornara Wetton. De acuerdo a Geffen Records y Lane, éstos se habían dado cuenta de que la voz de Lake no era apropiada para el material de Asia, y debido al “atractivo comercial” de John Wetton como vocalista principal, lo invitaron a reintegrarse al grupo. Pero esta sería la gota que derramaría el vaso para Howe, quien -frente a su rechazo a volver a trabajar con Wetton- decide abandonar Vancouver, a mitad de la grabación del que hubiera sido el tercer álbum de la banda (en principio llamado Arcadia, para el cual Roger Dean ya estaba preparando los primeros bocetos de la portada) e irse del grupo. Al final, Howe fue reemplazado por el guitarrista suizo Mandy Meyer (ex Krokus), quien grabaría el tercer disco de Asia, finalmente intitulado Astra y editado a comienzos de 1985. Esta producción presentaría un material decididamente comercial, aún más alejado del progresivo que sus predecesores, tratando de embarcarse en un sonido más tecno, con sus ya tradicionales baladas melódicas, pero que fracasaría en forma rotunda a pesar de la edición de un nuevo video clip para “Go”, tema elegido como corte de difusión junto al efectista “Voice of America”. Y es que en verdad, a pesar de sus ínfulas de arena rock, Astra no cosecharía el éxito comercial ni artístico de los dos primeros discos de la banda. A pesar de eso, el disco incluiría una de las mejores canciones de la historia de Asia: “After the War”, un tema épico que se acercaba al sonido ampuloso de Pink Floyd.

De cualquier forma, debido a que Astra no alcanzó ni por asomo la repercusión esperada, todas las presentaciones de la banda fueron canceladas, y de esta forma Mandy Meyer jamás alcanzaría a tocar en vivo con Asia. Este sería el final de la primera etapa del grupo, que se separó sin pena ni gloria a fines de ese 1985. Tras la disolución de Asia, sus ex integrantes se abocaron a diferentes proyectos. Howe formó GTR, efímero grupo junto a su tocayo –y también guitar hero prog- Steve Hackett (ex Genesis) y Max Bacon; Geoff Downes editaría su primer álbum solista, y John Wetton participaría en distintos trabajos, como su álbum en conjunto con (el ex Roxy Music) Phil Manzanera o la grabación de “Gipsy Soul'”, bajo el nombre de Asia, para la película Over the Top de Silvestre Stallone.

El mismo Wetton era por ese entonces el único músico interesado en reactivar a Asia, algo que finalmente se cristalizaría en 1989, cuando se realizó una corta gira en la que lo acompañaron Downes y John Young en los teclados. Más tarde, también en 1989, regresa Palmer al grupo, y así Asia –junto al guitarrista de Toto Steve Lukather (en calidad de sesionista)- graban cuatro temas nuevos (“Prayin´ for a Miracle”, “Days Like These”, “Am I in Love” y “Summer (Can´t Last Too Long”) como “novedad” en un disco de Greatest Hits llamado Then & Now, que incluía las canciones más exitosas de sus tres primeros álbumes.

AÑOS DE POCO Y NADA

A pesar de que el grupo siguió activo en forma intermitente en los siguientes 17 años –en especial, por la insistencia y amor propio de Geoff Downes (el único que nunca abandonó el barco), Asia jamás volvería a experimentar un éxito comparable al de 1982-83. A pesar de esto, en 1990, tras la finalización de la Guerra Fría y la caída del muro de Berlín, el grupo fue invitado a tocar –con gran suceso- en la Unión Soviética. En esa época, el guitarrista estable de Asia era Pat Thrall, quien tenía un fuerte parecido a Howe en el escenario...

Debido al éxito de ese tour soviético (por ejemplo, en Moscú tocaron ante 20.000 fans) graban un álbum en vivo llamado Live in Moscow, el cual fue certificado como disco de oro. Sin embargo, Wetton – harto de las constantes críticas por no poder revivir el éxito de los dos primeros álbumes de Asia- decide irse del grupo para dedicarse a su carrera como solista; mientras que Carl Palmer también se va para reunirse junto a sus ex-compañeros en ELP. A pesar de estas huidas masivas; como decíamos, Geoff Downes decidió continuar manteniendo en activo al grupo contra viento y marea; y recluta a un joven y desconocido cantante y compositor norteamericano llamado John Payne, con un timbre vocal cercano al de Wetton. así se sucederían los siguientes discos de Asia, en su mayoría, con modesta repercusión.

Payne, Downes (con una copia de Astra en la mano) y Mandy Mayer
Sin embargo, a veces, la música seguía siendo de calidad, como ocurrió en Aqua, el álbum editado en 1992, en el que Downes invitó como sesionistas a sus ex-compañeros Carl Palmer y Steve Howe. Más tarde, Downes y Payne editan Aria (1994) y Arena (1996); más la colección de temas inéditos (compuestos por este dueto entre 1992-96) Archiva 1 y 2, editada a fines de los 90. Luego, en 1999 se intentó una reunión de la formación original del grupo (a excepción de Howe, quien por entonces había vuelto a Yes), pero finalmente no se consiguió. En 2001, Asia publica Aura, un álbum algo más progresivo y experimental, pero que pasó casi desapercibido; y en 2004 Silent Nation –en el que colabora el ex Yes Billy Sherwood-. Como ninguno de estos discos revivía el interés del público por la música del grupo ni su reputación de antaño, Payne se va luego de una pequeña gira acústica en 2005.


MUERTE Y RESURRECCIÓN

Cuando nadie lo esperaba, a comienzos de 2006, la página Web oficial de Steve Howe anunciaba que el line-up original de Asia estaba reunido y planeando la grabación de un CD, un DVD y una gira mundial para conmemorar el 25 aniversario del grupo. Era el reencuentro de la formación más exitosa de este grupo: Downes, Howe, Palmer y Wetton; renovando una amistad y camarería que parecía imposible de recobrar.

Y así realizan una gira por Sudamérica que los traería a Argentina, en donde tocaron -el lunes 19 de marzo de 2007- en el Teatro Gran Rex de la Calle Corrientes, dando un show inolvidable que hizo delirar a sus fans, quienes se la pasaron dos horas cantando sin parar algunos de los más exitosos temas de sus dos primeros álbumes, como "Heat of the Moment", "Only Time Will Tell", "Without You", "Cuttin Fine", “Soul Survivor” y “Don´t Cry”; además de versiones de clásicos de los otros grupos por los que pasaron los integrantes de Asia, como “Roundabout” (Yes), “In the Court of The Crimson King” (del histórico primer álbum de King Crimson) o “Fanfare for a Common Man” (ELP) y “Video Killed the Radio Star” (Buggles). 

Sin embargo, la felicidad por esta esperada reunión se vería interrumpida a fines de 2007, cuando la gira norteamericana del grupo debió ser suspendida porque, en un examen de rutina, se le detecta a John Wetton una seria oclusión cardíaca del 99%, que ponía en serio riesgo su vida; por lo que debe internarse de urgencia para ser intervenido en una operación a corazón abierto. Por suerte, dicha operación fue un éxito, y Wetton lentamente puede retomar su trabajo con sus compañeros para la grabación de un nuevo álbum llamado (en forma más que apropiada) Phoenix, editado en abril de 2008. Con esta producción Asia regresa con todo, editando su mejor disco en 25 años. 

Repleto de canciones de pop progresivo de primer nivel, este trabajo le daba nueva vida a este grupo que parecía haberlo dicho todo. Casi, un retorno real de las cenizas, ya que era imposible escuchar este CD y no sentir que se estaba otra vez en los 80. Así, Phoenix -dedicado a la memoria del productor Mike Stone, fallecido en 2002- empezaba en el mismo punto en que nos había dejado Alpha en 1983. La voz de Wetton estaba intacta, así como la sobriedad y buen gusto de Downes en sus intervenciones en los teclados y la demencia interpretativa del siempre extrovertido Palmer en batería. Pero si había alguien que se destacaba (y mucho) en esta producción era Steve Howe. Sus solos volvían a estar en el centro de la escena con una performance inolvidable, superior a las de sus últimas participaciones en Yes.
Así, el sonido ampuloso de pop espectacular que el grupo había tenido en su primer disco homónimo de 1982 era apreciado de nuevo en temas como "Never Again", "Alibis" o "Shadow of the Doubt"; y tampoco faltaban momentos de excelente rock progresivo en canciones elaboradas como "Parallel Worlds" o el comienzo de "No Way Back". También en Phoenix encontrábamos bellas baladas progresivas como "Heroine" o "I Will Remember You"; o momentos de plena emotividad como en "An Extraordinary Life", opus finale del disco, en donde se hacía referencia al amor de Wetton por la vida, luego superar su oclusión cardiaca. Si bien la mayoría de los temas estaban compuestos por Downes y Wetton (juntos, o por separado), se destacaban también las dos exquisitas canciones escritas por Steve Howe: "Wish I`d Known All Along" y "Over and Over"; en especial la última, una hermosa y delicada pieza que podría haber formado parte de cualquier trabajo de Yes, la otra banda que sigue integrando este guitarrista. 

Luego de este regreso triunfal, en el año 2010 -y con los mismos integrantes originales- Asia decide entrar nuevamente a estudio para grabar Omega (editado en abril de 2010), un disco de inferior calidad a Phoenix, pero que cumplía con las expectativas de los fans, quienes seguían disfrutando con la música de esta leyenda del rock de los 80, demostrando que seguía existiendo la química entre estos cuatro músicos, que le daban una nueva vida creativa a esta banda. El siguiente disco, convenientemente llamado XXX, editado en julio de 2012, festejaba el 30 aniversario de la edición del histórico álbum debut del grupo. Y el festejo era completo ya que esta nueva producción elevaba el listón con respecto al disco anterior, redondeando una performance muy buena y con canciones muy convincentes. Sin dudas, tanto en estudio como en vivo, Asia estaba sonando como nunca.

Sin embargo, este exitoso periodo de reencuentro de la formación original del grupo llega a su final en 2013, cuando Steve Howe decide irse. Esta vez parece ser que no fueron sus antiguas peleas con Wetton lo que llevan al guitarrista a abandonar Asia sino sus intenciones de focalizarse en sus otros proyectos musicales, incluyendo Yes, quienes estaban grabando su primer álbum en más de una década. Para reemplazar a Howe, Asia convoca a un nuevo guitarrista, el joven Sam Coulson, y con esta nueva formación graba un disco apenas correcto intitulado Gravitas en 2014. La magia de los tres discos previos parecía haberse evaporado, a pesar de que el grupo seguía tocando convincentemente en vivo. ¿Volverán a grabar material nuevo o se convertirán en un mero grupo de rock veterano, que se refugia en sus shows nostálgicos con los éxitos del ayer? Ya lo veremos. Si bien Wetton se encuentra peleándola a un fiero cáncer abdominal, y su consiguiente quimioterapia, el sitio web del grupo anunció recientemente que muy pronto Asia volverá. Por las dudas, nunca demos por muerto a Asia, mientras que aún les queden fuerzas y ganas de tocar. Su pasado y el pedigrí musical de sus integrantes así lo atestiguan…

Emiliano Acevedo

  

No hay comentarios:

Publicar un comentario