martes, 10 de abril de 2018

YES, The Yes Álbum: Cuando la nave sinfónica partió al espacio...


El tercer disco de Yes, editado el 19 de marzo de 1971, supuso una auténtica "re-fundación" para la banda, por lo que el título de The Yes Album es totalmente apropiado. En gran medida por el cambio producido por el ingreso del guitarrista Steve Howe en reemplazo de Peter Banks, lo que empezó a afianzar el que luego sería considerado el periodo clásico de la banda. Esto se debió a que aquí Yes empieza a delinear su sonido distintivo, además de incrementar su personalísima imaginería de ciencia ficción que, al mezclarse con unas melodías folk-rock majestuosas, llevaron a su música a un primerísimo nivel dentro de ese estilo que más tarde sería (erróneamente) conocido como "Rock Sinfónico".


Sin embargo, antes de The Yes Album, no todas eran rosas para el grupo, ya que, según el tecladista Tony Kaye, antes de empezar a grabarlo, estaban a punto de ser despedidos por Atlantic Records, luego del fracaso de los dos discos anteriores. Por suerte, con la llegada de Steve Howe a la guitarra, Yes encontró la forma de consolidar su sonido y estilo magistral, ese que luego sería marca de fábrica registrada del grupo a lo largo de casi toda su historia.

La génesis del disco se da cuando deciden retirarse a una granja de Devon para componer y ensayar las nuevas composiciones de la banda. Como asevera Kaye: “Para pulir nuestro estilo, nos fuimos al campo, alquilamos una casa y allí compusimos The Yes Album”.

Cuando llegó la hora de entrar a estudios deciden llamar a Eddie Offord para que se desempeñe como co-productor. Offord venia de ser ingeniero de sonido en el segundo álbum de la banda, y de aquí en más se convertiría en una pieza vital en las sucesivas producciones de Yes, casi llegando a ser denominado como el "sexto integrante del grupo". Por fin, The Yes Album se terminó grabando en los estudios Advision de Londres en el otoño (boreal) del 1970. Luego de ser editado, tanto crítica como publico percibieron el notable avance del grupo, el que había elaborado (por fin) un disco plagado de temas con posibilidades claras de convertirse en clásicos.

LADO A

1. YOURS IS NO DISGRACE

La primera canción del disco fue una colaboración grupal ciento por ciento, en especial su parte instrumental media. Luego de su edición  se convertiría en un clásico total de Yes, ideal para abrir las presentaciones y conciertos del grupo.
A propósito de esto, Steve Howe recuerda que “el primer tema que compusimos fue “Yours is no Disgrace”. Lo compusimos y arreglamos juntos. Por eso tiene elementos de cada uno de nosotros y los arreglos tienen mucha fuerza. Eso me dio la oportunidad de separar mis solos de guitarra sin tener que hacer todos los solos con el mismo sonido. Pasaba de una guitarra sostenida a una guitarra con estilo jazz. Fue un tema muy colorido para todos”.

Según el baterista Bill Bruford: “Pasamos mucho tiempo copiando trozos de música clásica ligera, jazz y música de Wes Montgomery. Steve Howe tuvo su época de Wes Montgomery y es evidente en esta canción. Usamos mucha música de la televisión, también, si mal no recuerdo. Sí, “Yours is no Disgrace” viene de Bonanza… ¿Lorne Greene no es el tipo con el cabello canoso que la protagonizaba? Ok, esa… (Tararea la música de la serie) Antes, habíamos grabado un tema llamado “No Opportunity Necessary”, original de Ritchie Havens. En ese tema se usa el estilo de violín de la música country. No sé, quizás haya sido nuestra etapa cowboy, ¿no? En resumen, “Yours is no Disgrace” era “No Opportunity Necessary”, parte 2, más Bonanza…”

Al respecto del gracioso desglose compositivo de Bruford, el bajista Chris Squire acotaba: “Incluíamos todas nuestras ideas para componer una canción, sin tener una idea definida de cómo sería el producto final hasta llegar a él.”
En lo que respecta a la letra de la canción, según el cantante Jon Anderson, estuvo inspirada parcialmente en los muchachos que por entonces partían a combatir a Vietnam.

2. THE CLAP

Este tema acústico instrumental un esfuerzo cuasi solista de Howe, grabado en vivo en el Lyceum Theater. Howe comentó que había compuesto el tema el 3 de agosto de 1969, un día antes del nacimiento de su primer hijo llamado Dylan. Según Steve, el tema estaba inspirado en el estilo de Chet Atkins, guitarrista de Elvis en los 50. Howe comentó también, que la inspiración para el nombre surgió porque, debido a su naturaleza rítmica, la pieza se prestaba para que el público aplaudiera (to clap) al compás. Lo cómico fue que al agregarle el artículo "The" se generó un confuso error lingüístico, ya que en la jerga inglesa se denomina "the clap" a una enfermedad venérea como la gonorrea o la blenorragia...

3. STARSHIP TROOPER

En esta larga canción, la música del grupo tocó el techo del surrealismo espacial por primera vez. En lo que respecta a su composición, ésta también fue hecha en colaboración: Anderson se encargó de la letra, el concepto general y el diseño de la parte inicial del tema; a Squire le correspondió la parte del medio; y el final corrió por cuenta de Howe, quien introdujo algunos solos e ideas que trajo (directamente) de un tema de su anterior grupo progresivo llamado Bodast.

LADO B

1. I´VE SEEN ALL GOOD PEOPLE

Este era un tema dividido en dos secciones, una folk y la otra rockera, escritas por Anderson, Howe y Squire respectivamente. La naturaleza, alegre y rítmica, del tema lo convertirían en (casi) el "hit" del disco. Por su parte, las líricas contenían tanto una reflexión vedada y surrealista a elementos muy anglosajones, así como un mini homenaje al "Give Peace a Chance" de Lennon en los coros.

2. A VENTURE

Este es un tema menor que Anderson compuso en la granja de Devon. Según Jon, la composición se vio inspirada por dos hechos periodísticos que le habían llamado la atención por esa época. Primero, un viaje espacial hacia la luna que incluyo una serie de explosiones desarrolladas en suelo lunar, y, por otra parte, las inundaciones producidas en la zonas de Pakistán y Bangladesh (que más tarde tuvieron como consecuencia la realización de los Conciertos a beneficio para Bangla Desh organizados por George Harrison, en agosto del 71). Es así, que en la mente de Anderson, ambos hechos (las explosión en la luna y las inundaciones) se vincularon en forma "riesgosa"; como diciendo "si alteras la órbita de la luna, acá (en la tierra) se pudre todo...".

3. PERPETUAL CHANGE

Para finalizar, tenemos esta magnífica canción compuesta por el támdem Anderson/Squire, cuyo título reflejaba la filosofía de Anderson acerca del mundo. Según Bruford, los contrapuntos musicales fueron realizados (en gran parte) por el mismo Bill y por Squire.

En este punto, Howe concuerda en que este clima de trabajo del grupo era “el reflejo de los años 60. La industria musical estaba manejada por melómanos, gente que amaba y sabía de música, como es el caso de Ahmet Ertegün en Atlantic. Y la labor de los productores estaba más acotada, más al servicio de las ideas de los músicos durante la grabación. Nunca más se vivió una época así, como la que existió hasta los 70.”

Anderson agrega que en este ambiente de época: “Nos sentíamos capaces de corear cosas nuevas con pasión. Y eso es lo que hacíamos…”

UN DISCO CON DESTINO DE CLÁSICO

Por suerte, el disco tuvo algo de éxito en Estados Unidos (puesto 40), lo que hizo que Atlantic tomara más en serio a la banda y por consecuencia no despedirla.

Más tarde, la discográfica se encargó de organizar una serie de giras norteamericanas que elevarían la consideración internacional puesta sobre la música del grupo.

Emiliano Acevedo



No hay comentarios:

Publicar un comentario