martes, 10 de noviembre de 2015

MIGUEL CANTILO Y GRUPO SUR: Tormentosa libertad



Aun hoy, a cuarenta años de su edición, Miguel Cantilo y Grupo Sur suena como si hubiese sido grabado ayer. Su potencia y calidad lírica no dejan lugar a dudas: es un disco espectacular.

Con respecto a este álbum, Cantilo recordó, en una entrevista que le dio en los 90 al periodista Ezequiel Abalos: “En ese momento yo estaba muy influido por Led Zeppelin y Deep Purple y quería hacer algo en esa onda y Durietz no se plegaba. Entonces busqué músicos que me pudieran apoyar como Kubero y Willy Pedemonte. Yo quería, a la manera de Plant, irme a los agudos, liberar la voz y gritar".
 

Esta etapa de la carrera de Miguel Cantilo tuvo lugar en el idílico refugio hippie de El Bolsón, Río Negro, cuando el cantautor se separa de Jorge Durietz (su compinche en el exitoso dúo Pedro y Pablo), y se junta con otros músicos para darle vida a este interesante proyecto musical lleno de imaginación, magia y folk psicodélico

En realidad pasaría bastante tiempo entre la composición de las canciones y su posterior grabación. Porque la génesis del disco data de 1972, cuando Cantilo, en compañía del genial guitarrista Kubero Díaz, escribió la mayor parte del material. Esos temas recién serian grabados un año después en una maratónica sesión que duró 26 horas. Pero entonces Kubero ya no estaba en el proyecto. Por eso el álbum terminó siendo grabado por Miguel Cantilo (voz y guitarra acústica), Willy Pedemonte (guitarra eléctrica), Alejandro Marassi (bajo) y Diego Villanueva (batería). También participaron como músicos invitados, Jorge Pinchevsky (violín), Harotiun (kemanche), Gastón Cubillas (saxo) e Isa Portugueis (tabla). De cualquier forma, el disco sería editado recién en 1975.

Como decíamos, la música de esta genial obra rebalsa de rock and roll psicodélico y experimental, matizado con folk y letras místicas, voladas e hiperrealistas que analizan la realidad política y social de los jóvenes de esa época. Lamentablemente, este álbum, editado originalmente por el mitico sello Trova, ahora es una obra descatalogada, que -en los últimos años- solo fue reeditada en 2004, con una edición de lujo, artesanal y remasterizada, por Viajero Inmóvil Records. 

LAS CANCIONES

Miguel Cantilo y Grupo Sur empieza con "Sur Alabanzas", un rock con una letra muy idealista, cuya potencia hacía saltar los parlantes por el aire. De naturaleza progresiva, el segundo tema, "Naturangel", es una canción muy linda que destila fuerza y sutileza por igual. Por su parte, "Musi" es un tierno tema acústico que Cantilo le dedicó a pareja y madre de su primer hijo. Este tema, así como el siguiente "Demian", habían sido compuestos mientras Cantilo vivió con su mujer e hijo en Arembepe, Brasil. Con respecto al tema "Demian", es una dulce canción dedicada a su hijo. Cantilo recordó que la grabó mientras sostenía al mismísimo Demian en sus brazos, dentro de la cabina de grabación, y que al final del tema el bebe se rió y así aparece en la grabación del disco. Otra hermosa página musical es "Una Manera de Llegar", con sus letras pletóricas de imágenes poéticas surrealistas y una música ensoñadora. 

Por supuesto, uno de los temas más potentes y recordados de este disco es "La Leyenda del Retorno". Un rock desaforado que, metafóricamente, hacia alusión al regreso de Juan Perón a la  Argentina, luego de casi 18 años de exilio. Justamente, su letra da cuenta de toda esa alegría desatada en un gran sector de la población del país, luego del retorno del viejo caudillo. Según Cantilo: "Esta es una canción que describe toda esa jarana, esa fiesta que hubo en la ciudad cuando se anunció el retorno y cuando llegó Perón al país. Era una especie de gran fiesta popular que yo traté de describir con las imágenes poéticas de esta canción que habla del Gran Cacique Padre de los Indios, de toda la mitología y expectativa que se vivía alrededor de la llegada de Perón y que después, por supuesto, degeneró en más violencia". En cambio "Algo Esta Por Suceder" suena como una alocada e imparable improvisación rockera, con ritmos cambiantes y mucha imaginación. El cierre del álbum es con "Las imágenes que ves entre las nubes", un impresionante mantra rockero psicodélico.

En resumen: Una obra imprescindible para entender la sociedad, el arte y la contracultura joven de una etapa febril del pasado reciente de nuestro país.

Emiliano Acevedo
  

1 comentario: